La semana pasada te contábamos que la cabeza de muñeca para prácticas es una herramienta básica para un/a estilista para poder trabajar y te ofrecíamos diferentes pautas para saber qué cabeza de muñeca para prácticas escoger. ¿Ya tienes la tuya? ¿Sabes qué pasos debes seguir para cuidarla?

Es muy común que después de la implantación de cabello en la sala técnica, no se peine el cabello con dureza, pues como está recién implantado es necesario dejarlo reposar.  El mejor consejo que podemos ofrecerte es llevar un mantenimiento adecuado, su duración será mayor y conservará más cantidad de pelo y en mejor estado.

1. ¿Cómo lavar tu cabeza de muñeca para prácticas?

La cabeza de muñeca para prácticas se encuentra expuesta a suciedad constante;  se debe en gran parte a la alta utilización de la misma, en ella se emplean infinidad de productos, y se transporta y almacena en diferentes lugares.  Además, a veces la dejamos expuesta en el salón o en otro lugar donde hay polvo, que se acumula en las fibras del cabello y sobre su cuero cabelludo. Hay que lavarla con regularidad y especialmente tras cada uso en el que se haya empleado producto con alto poder plisante.

Trata de lavarla y aclararla con agua fría

Para lavar tu cabeza de muñeca, no lo hagas con agua caliente (a la hora de lavar el cabello de un cliente, la temperatura del agua tiene efectos directos en cuanto a su sensación de comodidad o resistencia a la temperatura en su piel del cráneo, no en el pelo, por eso el cuero cabelludo se lava con agua tibia), de modo que con respecto a la muñeca será mejor realizar los lavados con agua fría hasta la raíz, ya que conserva el cabello en mejor estado. Además, queda mucho más brillante el resultado. No hace falta utilizar mucho champú, las puntas se irán limpiando conforme el champú arrastre a medida que se aclare y baje el producto.

¡Intenta no frotar durante el lavado!

«El frotar se va a acabar». ¡La muñeca no se frota! Trata de lavar su cuero cabelludo realizando una especie de «masaje deslizante», con las yemas de los dedos y de dentro hacia afuera, tratando de desenredar sin tirones, con mucha delicadeza. Si frotas tanto el cuero cabelludo como el resto del cabello, pueden provocarse roturas y cabello demasiado enmarañado. Intenta lavar como si estuvieras alisando para que su siguiente uso sea mucho más sencillo. Es conveniente utilizar sobre los largos y puntas alguna crema o mascarilla que nos ayude a su desenredado posterior. De esta manera cuidaremos que el cabello permanezca intacto.

2. El secado de la cabeza de muñeca para prácticas

La muñeca puede (y debe) dejarse secar al aire. No es necesario exponerla para secarla tras el lavado a fuentes de calor como el secador o la calefacción. Dejarla secar al aire es una parte positiva porque te ahorra tiempo, y además te ayuda a cuidarla. Puedes quitarle la humedad con una toalla, con pequeños toques pero sin retorcer ni hacer fricción. Si deseas utilizarla después de lavar el cabello, nuestro consejo es secar el cabello con aire frio o templado. Si esta opción es la que más favorece a tu trabajo, te sugerimos ayudar a secar con un cepillo wet direccional, el cual te ayudará a aportar la forma que deseas a la raíz y los medios en función de la creación que desees realizar. 

3. Hidratar y cuidar: mascarillas, tratamientos y sérum

Especialmente si es cabello natural, no dudes en aplicarle mascarilla (y dejarla unos minutos) y tratamientos de cuidado. Especialmente después de lavar y dejar secar al aire, aplica un poquito de sérum para mantenerla brillante e hidratada. ¡Y por supuesto! Utiliza un protector térmico en Spray  para aportar la flexibilidad necesaria al cabello antes de emplear en ella productos de calor (secador, planchas, tenacillas, rulos…).

4. Si vas a emplear herramientas de calor…

Nuestra recomendación, tras proteger tu muñeca con un producto, es que no utilices tus herramientas a más de 180º; es innecesario y hace que la muñeca sufra más y pueda resentirse la cantidad de cabello o el grosor.  Para saber la temperatura que resiste tu cabeza de muñeca, comienza siempre por temperaturas más bajas y ve calibrando según el estado del cabello la temperatura según la forma deseada y el tipo de cabello que dispone.

5. El cepillado de la cabeza de muñeca

Para desenredar la cabeza de maniquí, lo mejor es hacerlo con un peine de púas anchas o un cepillo wet que desenrede sin dar tirones, por ejemplo un cepillo esqueleto, para evitar arrancar demasiado el cabello si se encuentra muy enmarañado tras un trabajo. 

¡Nuestra muñeca recomendada!

Como te contamos la semana pasada, nosotros te aconsejamos hacerte con nuestra cabeza de muñecas Bergmann para Recogidos. Resistente, elegante y  excelente calidad, de las mejores que hemos probado. Descubrirás que es una inversión excelente de calidad/precio. Y tendrás una cabeza de muñeca que te durará años, siempre que realices las buenas prácticas de higiene y limpieza para favorecer su duración. ¿Te animas? ¡Cómprala ahora con el soporte de regalo!

maniquí profesional
regalo universidad de la imagen
× ¿Cómo puedo ayudarte?