Uno de los elementos que hay que cuidar para llevar a rajatabla un salón es el cuidado del almacén y su mantenimiento. Hoy queremos compartir contigo trucos y consejos para conseguirlo. ¿Tienes claro si optimizas el tuyo?

El almacén del salón es, en muchas ocasiones, aquel gran olvidado. En primer lugar, un almacén es un elemento ultra necesario para que en la peluquería quede el stock completamente limpio y despejado, y no aporte sensación de saturación o desorden. Un almacén, tienes que hacerte a la idea de que no es un lugar para acumular, sino para productos ‘repetidos’ y de ‘menos uso’. Además, es uno de los rincones preferidos de las inspecciones. ¡Tiene que estar impoluto!

consejos almacenaje

 1. Comprueba si el diseño general se adapta a lo que necesitas

¿Te cuesta moverte? Quizás el diseño no es el más adecuado para ti, tienes que buscar soluciones ergonómicas y sobre todo, que se adapten a ti y tu equipo. Las pautas clave a tener en cuenta en este punto son las siguientes. 

Frecuencia de acceso: ¿Cada cuánto necesitas ‘dar el viaje’ de la Peluquería al Almacén? ¡Quizás hay cosas que te interesa siempre tener en el salón de más para evitar perder tiempo en desplazamientos!

La accesibilidad: ¿Siempre ‘os toca’ hacer uso de una escalera o, por el contrario, agacharte? ¡Significa que tienes que cambiar de lugar la mercancía! Tendrás que comprobar la altura media del equipo para que busquéis que, en la medida de lo posible, se ubique todo sobre la altura de los ojos y hombros.

Huecos y pesos: Si calculas la capacidad completa del almacén en metros, podrás hacerte a la idea del tipo de material y cajas organizadoras con las que puedes contar. Si el almacén tiene muchos huecos, puede significar que no aprovechas al máximo su capacidad o, si está saturado, quizás hay cosas que no te merezca la pena tener y tengas que recurrir un poquito al método ‘Marie Kondo’. Si hay partes muy llenas o con contenido muy pesado y visualmente no se entiende bien qué corresponde a cada lugar o hay una descompensación visual, es más incómodo buscar lo que necesitas.

Propuestas de Universidad de la Imagen para solucionar el diseño de tu almacén:

  • Trata de contar con el máximo material posible en la Peluquería para evitar ir demasiadas veces al almacén. En caso contrario, lo harás con prisa y desordenarás el almacén.
  • Cuenta con una escalera y con un alza, pero trata de que el alza sea lo que más se utilice: es más estable y cómodo de desplazar y además, evitará ‘malos usos y prácticas’ por parte del personal.
  • Intenta no cambiar constantemente las cosas de lugar: servirá para que todo el mundo encuentre las cosas en su lugar y evitarás desorden innecesario.
  • Utiliza pegatinas identificadoras para encontrar los artículos que necesitas de manera más rápida.
  • Si no modificas la posición de las cosas, sabrás a un ‘golpe de vista’ qué es lo que hay y qué tienes que apuntar para tu próximo pedido. ¡Marca una zona de stock de alta rotación, por ejemplo, la decoloración o el agua oxigenada!

A propósito…

 

¿Conoces el color-block?

 Esta tendencia solo es apta para esos Peluqueros/as con espíritus atrevidos y amantes de las técnicas de impacto y ‘lo chillón’. El color-block es, básicamente, la decoración con bloques de colores que no tienen porqué combinar

Esta nueva tendencia podemos adaptarla al almacén, porque de una forma amena y dinámica, pueden crearse bloques de colores para conseguir que todos los colaboradores del salón identifiquen los colores con los materiales y productos que se disponen en el almacén de la peluquería.

En esta tendencia, los colores elegidos pueden combinar entre sí o, al contrario, no hacerlo en absoluto, dado que el objetivo es crear ambientes impactantes, con vitalidad, alegría y alejándonos de lo «clásico». El reto es ayudar al cerebro a formar esa regla nemotécnica para encontrar cada cosa.

el color almacén
color choque

2. Organiza con visión mensual 

Es importante hacer énfasis en que la adquisición de productos nunca debe superar el 12% de la facturación del salón. En base a este dato tan poderoso, crea tu propia estrategia de pedido y nunca superes este porcentaje para que no excedas en gastos. Los comerciales de productos siempre desean vender más y más: productos nuevos, promociones y ofertas… Pero tú piensa que como dueño/a de tu negocio debes controlar muy bien tu pedido para no sobre estocar tu almacén y para no hacer frente a pedidos innecesarios. Si no es tu salón pero trabajas en él, te conviene igualmente aplicar esta regla para evitar la saturación de trabajo y almacén y poder desarrollar tu actividad con comodidad sin tener que perder demasiado tiempo en ordenar por exceso.

Trata de pedir lo necesario; las casas comerciales actualmente tardan entre 24 y 48h en hacer llegar sus productos, por esta razón es mejor realizar pedidos básicos del material que sabes que necesitas y vas a utilizar o a vender, que un pedido grande que se puede quedar en el almacén durante mucho tiempo (y sin contar lo que es hacer frente económicamente a él).

Nuestro consejo es que siempre procures mantener fijado un número de artículos y a razón posterior realices el pedido cada mes. De este modo, jamás te faltará material; eso sí, recuerda que siempre que recibas mercancía, se saca la anterior del almacén para que no se ‘pase’. De este modo optimizarás los resultados y no guardarás productos caducados.

Nuestro consejo: ¿Qué tres elementos no pueden faltar jamás en el almacén de tu peluquería? Es importante que jamás te quedes sin los siguientes tres elementos de trabajo:

– Deco: Tanto si trabajas con decoloración al aire libre, como con decoloración para técnicas cubiertas, o bien si en tu salón practicas las dos técnicas. Este producto es un “must” que no te puede faltar y que siempre utilizarás.

– Bases de Tinte: Podemos ‘jugar’ con los reflejos, pero nunca con las bases. Sobre todo porque a veces, si no hay un buen control de la Colorimetría, es complicado calcular la cantidad que debes aplicar de una base y otra para conseguir el color correcto.

– Oxigenadas: ¿Controlas la regla del ‘quiero’ x ‘quiero’ % por lo que ‘tengo’? En Universidad de la Imagen, te la contamos en nuestros cursos de color, una herramienta fundamental para cuando necesitas formar volúmenes exactos de agua oxigenada para trabajos muy concretos. Nuestro consejo es que tengas el agua oxigenada más común, 10, 20, 30 y 40 Volúmenes, y formes tus propias mezclas cuando vayas a usar otros volúmenes distintos.

Si en alguna ocasión te han escaseado otros elementos y has necesitado fabricar un color, ¿has podido? Nosotros te enseñamos en la formación privada de Colorimetría, si quieres saber más, ¡escríbenos al (+34) 623 04 09 41 y te contamos más! Necesitarás SOLO lo imprescindible.

3. Rotula toda la mercancía

¿Cuántas veces has ido a tu almacén y has pensado ‘¡Esto estaba aquí y no lo sabía!’? ¡Es un error! Todo tiene que estar perfectamente rotulado y etiquetado para que se entienda y, sobre todo, que recordéis qué pueden encontrar en cada lugar. Si el cliente está esperando, no puede ocurrir porque alguien no sea capaz de localizar mercancía. Hazte con una buena rotuladora/etiquetadora para agilizar el proceso (existen tiendas online como por ejemplo Amazon, donde puedes encontrar algunos modelos) o diseña carteles con folios, cartulinas o pegatinas.

etiquetar productos

4. El alumbrado del almacén

Un alumbrado pobre e insuficiente puede provocar problemas a corto plazo de encontrar material y , a largo plazo, problemas de visión. La luz del almacén debe ser lo más equilibrada posible con el exterior al entrar, para que no genere conflicto ocular al acceder al interior.

Propuestas de Universidad de la Imagen para el alumbrado del almacén:

  • Combinar diferentes tipos de luz, fría (florescente) y cálida (bombilla de bajo consumo).
  • Iluminar con más intensidad las zonas de paso o de más tráfico.
  • Si los muebles y pareces son de color blanco, facilitará la localización de los elementos.
belleza almacen orden

5. La limpieza y mantenimiento del almacén de los salones 

Toda la atención que le prestas a la limpieza del salón debe equipararse a la del almacén. De lo contrario, como suelen ser lugares cerrados y poco iluminados, pueden proliferar humedad y hongos (resbalones, suciedad en uniformes lo cual puede provocar mala imagen en el cliente, etc.). Es normal que un almacén se ensucie porque es un lugar de paso, pero hay ciertas pautas a seguir, como prohibir terminantemente comer en el interior del almacén (y si se hace, que se limpie inmediatamente después). Ventilar es importante para que las visitas al almacén no provoquen angustia, intenta que el olor sea lo más agradable posible. 

6. Cómo distribuir el material y controles para evitar roturas

 Partiendo de la base de que la adaptación del material se organiza a lo que más utilizas, hay varios truquitos generales a tener en cuenta. Además, la correcta organización evita roturas, pérdidas o caídas de material sensible. 

Propuestas de Universidad de la Imagen para mejorar la distribución del material en el almacén:

  • Colocar abajo la mercancía más pesada y la más ligera en las partes superiores.
  • El orden, mejor vertical que horizontal, por facilidad visual y de movimiento.
  • La diferencia de manejabilidad entre un producto voluminoso pero muy poco pesado y uno poco voluminoso con mucho peso, es el lugar en el que se ubica. Lo que más pese tiene que ir abajo, pero ojo, no coloques en partes superiores elementos muy voluminosos porque extraerlos puede implicar un problema.

Consejos para seguir mejorando y optimizando el espacio

 Queremos darte algunos ‘tips’ extra para que tu almacén permanezca impecable y resulte mucho más práctico y cómodo buscar en él. 

  • Mejor estanterías que cajones, son mucho más cómodas y visibles.
  • Si no tienes otra opción, mejor ‘cajones’ que cajas; son más sencillos de abrir y no tienes que quitar unos de debajo de los otros para poder obtener el producto y abrir cajas para buscar. Lo que estamos persiguiendo es la máxima comodidad y ergonomía, no la estética. ¡Todo a la vista siempre que puedas!
  • Si puedes, trata de elegir un mobiliario con ruedas; facilitará la limpieza del almacén y podrás moverlos, si lo necesitas, para mejorar el espacio. Por ejemplo, puedes acoplar ruedas a tus actuales muebles, como estas de Bauhaus.
  • Trata de buscar cajas transparentes, ayudan a localizar artículos con mucha rapidez.
  • Como sugerencia para tener un control del stock, lo mejor es que las reposiciones estén centradas en una única persona que pregunte a sus compañeros pero sea quien se encarga de reponer y hacer listados con los productos que se van agotando. Si esto resulta demasiado para una persona, puedes ir rotándolas al cabo del mes.
  • Los ‘cajones extensibles’, o cajones organizadores, nosotros te sugerimos estos de Amazon que se emplean para la nevera, se limpian con facilidad y son ligeros.
  • Emplea separadores para poder disgregar correctamente el material del interior de los cajones y evitar mezclas. En Ikea puedes adaptar muchos de los tipos de los separadores a tu tipo de material.
  • Presta especial atención a aquellos elementos que puedan aplastarse/sufrir roturas y trata de almacenarlos solos.
  • Haz siempre un listado con los productos que se agotan; un buen inventario es la base de un buen almacén.
  • PARA ORGANIZAR LA COLORACIÓN: Los tintes deben colocarse con el número hacia el exterior y por orden de color. Cuando utilices un producto de color y este se agote, retírale la solapa de apertura de la caja y recorta el número. Todos los recortes realizados los podrás reunir en una caja o bolsa para que posteriormente puedas realizar los pedidos de las casas comerciales de manera más rápida. A veces, la coloración, se olvida a la hora de eliminar el estocaje del ordenador, de modo que con este truco podrás ser más eficaz y eficiente.
  • PARA NO QUEDARTE SIN OXIGENADA: Pesa los botes de agua oxigenada por lo menos una vez a la semana. Este ejercicio te hará adquirir consciencia del agua oxigenada que utilizas y los volúmenes de agua oxigenada que necesitas, ya que controlarás perfectamente la cantidad que tienes de la misma.

¿Te han servido nuestros consejos para tu almacén?

¿Cometías algunos errores en el almacenaje de tu stock? ¡Seguro que puedes mejorarlos!

Y tú, ¿tienes algún truco extra para rentabilizar tu espacio en el almacén y quieres compartirlo con nosotros?

× ¿Cómo puedo ayudarte?